1989…Escuchar el zumbido

pasillo-facultadHabía dejado de caminar por los pasillos de la Facultad de Derecho (General Roca-Río Negro) y, en la misma dirección, comenzaba a alejarme de la carrera de abogacía.

En un país de tantas injusticias ligadas a un poder judicial obsecuente del poder ejecutivo, de turno, o del poder económico: Sobran hombrecitos de traje oscuro que se tapan los ojos con anteojeras de bienestar…

zaffaroni1Eugenio Zaffaroni, hoy Juez de la SCJ (Suprema Corte de Justicia de la Nación), lo señalaba para que no quedaran dudas:

“…Hasta el día de hoy tenemos enormes segmentos de población marginada de la ciudadanía en toda la región. En el mundo central los derechos que se positivizaban, que se consagraban en las constituciones, eran producto de luchas. Un jurista del siglo XIX, Rudolf von Diering, dice que los derechos se consiguen con lucha, y después se despilfarran. Se despilfarran porque vienen otras generaciones que se olvidaron de la lucha, entonces se despilfarran como se despilfarra la fortuna que no se trabajó. Pero esa vivencia de Rudolf von Diering, que es cierta, ¿es la nuestra? Hay una ambivalencia, seamos sinceros, sobre los derechos y sobre todo sobre el respeto a las instituciones, a lo jurídico. Eso es resultado de una cultura que proviene de un proceso de colonización, de marginación planetaria. Uno se pregunta qué es América latina: ¿una unidad geográfica? ¿Culturalmente qué somos, qué tenemos en común? Yo creo que tenemos en común que, si agarramos al viejo Hegel, vemos cómo va dejando al margen culturas que él consideraba inferiores a la suya. Unos eran inferiores porque eran autoritarios, como los judíos; otros eran inferiores porque eran demasiado sensuales, como los árabes, y nosotros porque no teníamos historia; en la visión de Hegel, la historia empieza con la colonización. Pero todo eso que él va marginando a lo largo de la supuesta evolución, va llegando acá. Todas esas culturas vienen a parar a nuestra región o eran originarias de nuestra región. De modo que representamos la interacción de todas las culturas que se fueron marginando en la evolución del dominio planetario, en una extensión geográfica enorme y en una masa humana enorme, interactuando prácticamente en la misma lengua…”

(*) Zaffaroni habla de la problemática carcelaria en el país…

(*) Crisis de la justicia argentina y posible solución: Doc. en PDF

No fue el llamado de la naturaleza, el que con un seco golpe doblego la inercia de un país que caminaba entre las patillas cortadas de Menem y su lógica de mercado: El neo-liberalismo, como solución mágica de los pobres, generaba más injusticias que cualquier catástrofe climática de huracanes o terremotos.

Menem era sólo el instrumento, y nosotros “la carne picada” de las empanadas. Nos deglutieron entre el 1 a 1 de Domingo Cavallo, las valijas de Amira Yoma, el pasaporte de Monzer Al Kassar, y le alcanzó para llegar a ganar la primera vuelta en el 2003 ante Kirchner.

La memoria, es también una forma de flagelo organizado: Nos miramos en nuestro espejo miserable y sólo queremos vernos como San Francisco sin ojotas.

(*) El Gobierno de Carlos Menem: Doc. PDF

(*) Las privatizaciones del menemismo: Doc. PDF

 Ahora cuando recorro los pasillos de mi memoria, y pienso que Menem fue sólo un accidente de nuestra historia, tan exagerado como mi “lucha por una justicia independiente”: Queriendo estudiar “leyes” que sostienen poderes soberbios.

Es cuando pienso que nada es en vano. Todo tiene “un sentido” inexorable…

 Nuestro país que se esfuerza en cobijar delincuentes, nacidos desde sus entrañas o paridos en el extranjero, lo sabe desde hace muchas muertes. Para muestra sólo es necesario una década:

1- El gobierno de Carlos Menem gastó, en sus diez años en el poder, casi 3.400 millones de pesos—dólares de fondos reservados. Una cifra que, a pesar de su magnitud, no tuvo ningún tipo de control, según comprobó un informe pericial encargado este verano por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral.

2- Al asumir Menem el gobierno, los valores de desocupación y subocupación habían alcanzado picos históricos (8,1 y 8,6% de la población económicamente activa, respectivamente).

Luego de un período de lenta disminución (6,9 y 8,3% en mayo de 1992), el desempleo y el subempleo volvieron a crecer durante la crisis del Tequila, hasta alcanzar un pico de 18,4 y 11,3% en mayo de 1995, tras lo cual bajaron levemente hasta 12,4% y 13,6% en octubre de 1998.

Para el final de su gobierno, estas cifras eran de 13,8 y 14,3%. Contribuyeron al aumento del desempleo y el subempleo los despidos masivos en las empresas públicas privatizadas, la terciarización de actividades y las sucesivas medidas de flexibilización laboral.

3- Neil Armstrong, el célebre terráqueo que pisó la Luna por primera vez, voló unos 380.000 kilómetros para poder inmortalizar la frase de su vida: Es un pequeño paso para el hombre, y un gran paso para la humanidad.

Carlos Menem, en su afán por sumar un paso tras otro para dejar su propia huella de celebridad como Presidente, ya fue ocho veces a la Luna: esa es la distancia -sumada en kilómetros- que cubrió a bordo de aviones, en visitas de Estado y protocolares.

El dato es éste: en su década de gobierno, Menem voló más de 3 millones de kilómetros (ocho veces la distancia entre la Tierra y la Luna) para visitar 62 países, varios de ellos más de una decena de veces.Fueron 159 días ininterrumpidos (casi medio año) arriba de los aviones, en sus 195 viajes al exterior.Menem viajó tanto que podría haber completado 75 vueltas enteras a la circunsferencia del planeta.

4- Desde que Carlos Menem llegó a la presidencia, el nombre Emir Yoma (hermano de Zulema Yoma, su ex-esposa con quien llegó a la presidencia) no se pronuncia sino para comunicar escándalos. Fue acusado de cometer fraudes y sobornos, traficar influencias y aprovechar su poder para conseguir créditos con la banca pública.

Empezó los años 90 involucrado en el Swiftgate y los terminó negociando con el Estado un salvamento financiero para sus empresas, endeudadas terminalmente con la banca pública.

El tráfico de armas, el dinero sucio de campañas, los aportes y compra de medios de comunicación, el narco-tráfico, los ATN (aportes del tesoro nacional), los indultos a militares genocidas, la traición, el hambre….el zumbido se hacía insoportable.

Fue cuando dejé de caminar los pasillos de la facultad y comencé a ser “zumbido de moscardón” como diría el “Gabo” García Marquéz…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: